En este Día Mundial del Turismo me puse a pensar y me he dado cuenta que mi vida es un continuo viaje. Un viaje entre mundos, un día a día lleno de aromas y de sabores, de nuevos aprendizajes, de recuerdos y nostalgias. Soy una eterna turista que cuando regresa a España se sorprende con lo nuevo, redescubre la ciudad, se emociona volviendo a reencontrarse con sus platos favoritos, saboreando un tinto de verano, volviendo a los lugares donde fui feliz, mirando el cielo de Madrid. Y cuando estoy en México, lo mismo: nuevas palabras, nuevos lugares, nuevos descubrimientos que siguen ampliando mi mente y guardando experiencias solo mías.

Para mí el Día Mundial del Turismo es cada día, porque se nos olvida que hay muchas maneras de viajar, aunque haya pandemia. Se viaja con la mente, con el recuerdo de dónde fuimos. Se viaja con los libros, con la cultura. Se viaja volviendo atrás en el carrete del teléfono móvil o la cámara y volviendo a ver detalles que se nos habían escapado. Celebro que mi vida sea un viaje elegido lleno de libertad de hacia dónde voy, y ojalá que si me estás leyendo, te pase lo mismo. @  Museo de las artesanías, Morelia, Michoacán (México) [11 de septiembre de 2020]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *