Creo que es uno de mis lugares favoritos. Cada regreso ha sido una aventura. La del mezcal. La de los mariachis que pasan a tu lado. La del elote tostándose en el comas. La del #XochimilcoGourmet que organicé. La de bailar salsasobre el agua. Aquella vez fue el primer mercado, con esa vida que los caracteriza(ba). La primera gordita de chicharrón prensado, un sabor que no he vuelto a encontrar. Aquellas manos moviéndose y rellenándola. El agua fresca. @ Embarcadero de Nativitas, Xochimilco, México. [14 de agosto de 2013]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *